Al momento de elegir la colación que entregaremos a nuestros hijos para llevar al colegio, debemos evaluar si promueve la formación de caries o no. Si los niños y adolescentes realizaran un cepillado de dientes después de cada recreo en el que ingieren algún alimento, no tendríamos la necesidad de preocuparnos al respecto, pero en la práctica esto no sucede casi nunca.

Todos los alimentos son potencialmente CARIOGÉNICOS (formador de caries) a excepción del agua, pero algunos lo son en mayor medida que otros.

Al momento de evaluar lo cariogénico que es un alimento en específico, debemos considerar dos características: la adhesividad y el contenido de azúcar refinada.

La adhesividad en palabras sencillas, se refiere a cuanto del alimento que acabamos de comer queda “pegado” o retenido en los dientes. En rasgos generales podemos decir, que los líquidos son muy poco adhesivos, y que en cambio otros alimentos por su consistencia, como por ejemplo, las papas fritas o las galletas, son altamente adhesivos, pues quedan retenidos en los molares durante un largo periodo de tiempo una vez que los hemos comido. Mientras más adhesivo es un alimento más cariogénico es.

El contenido de azúcar en los alimentos varía según su composición. Prácticamente todos los alimentos tienen un porcentaje de azúcar, pudiendo ser refinada o natural. Por ejemplo, las frutas tienen una azúcar natural llamada fructuosa y la leche tiene lactosa.

Por otra parte, los alimentos ricos en carbohidratos, como el pan, las galletas o las papas fritas, tiene una azúcar refinada llamada sacarosa, siendo esta última la preferida por las bacterias para la formación de las caries.

Mientras más refinada sea el azúcar que contienen los alimentos y mientras mayor sea el contenido de esta, más cariogénico será el alimento. El azúcar es metabolizada (aprovechada) por las bacterias que habitan la boca, liberando ácido; el cuál rompe las uniones del calcio que forma el esmalte de los dientes, iniciando de este modo la formación de las caries.

Para explicar lo dañino de los alimentos según estas dos características, existe una escala de peligro; de los más cariogénico a lo menos cariogénico.

I Alimento adhesivo que contiene azúcar refinada, consumido entre las comidas

II Alimento adhesivo que contiene azúcar refinada, consumido durante las comidas

III Alimento no adhesivo (líquido) con azúcar refinada, consumido entre las comidas

IV Alimento no adhesivo (líquido) con azúcar refinada, consumido durante las comidas

V Alimentos sin azúcar refinada

Para proteger la salud bucal de nuestros hijos y evitar la formación de caries, deberíamos elegir para las colaciones alimentos poco adhesivos y con bajo contenido de azúcar refinada.

 
 
   
PREFERIR
V/S
EVITAR
PORQUE
Frutas
Caramelos, galletas, ramitas, papas fritas, chocolates Las frutas no contienen azúcar refinada y son muy poco adhesivas; en cambio los otros alimentos tienen mucha azúcar y son muy pegajosos.
Leche sin azúcar o con endulzantes sustitutos
Leche con sabor y azúcar, leche con chocolate Si bien la leche tiene lactosa, esta es difícil de metabolizar por las bacterias y tiene un gran aporte nutricional. Se debe preferir la que no tiene azúcar (leche sola) o la que tiene endulzantes alternativos.
Pan con jamón, palta, pateé o queso
Pan con mermelada, dulce de membrillo o manjar Si se decide enviar un sandwich de colación, pese a que el pan es adhesivo, es preferible que el “relleno” no contenga azúcar.
Yogurt sólo
Yogurt con cereales La mayoría de los yogurtes contiene azúcar, pero afortunadamente son poco adhesivos si se consumen solos, no así, si se combinan con cereales.
Huevo duro
  No contiene azúcar
Queso
  Al ser de pH alcalino neutraliza el ataque de las bacterias.
Chicle sin azucar y/o
con Xylitol
Chicle con azúcar

Al masticar chicle sin azúcar se estimula la producción de saliva, y el Xylitol interfiere el metabolismo de las bacterias, por lo que ayuda a disminuir el daño causado por el ácido liberado por las bacterias. Puede ser una buena opción como ayuda (no remplazo) después de comer algo si no existe un cepillado dental posterior.
Agua
Jugo con azúcar, bebidas azucaradas y gasificadas. El agua es el único alimento que no requiere de cepillado después del consumo. Las bebidas gasificadas, en su gran mayoría tienen un pH que favorece la formación de caries.